Inicio / Gobierno / Derechos Humanos / Burocratismo de Sedatu, detiene entrega de viviendas a damnificados de Ingrid y Manuel

Burocratismo de Sedatu, detiene entrega de viviendas a damnificados de Ingrid y Manuel

*** Familias de Chichihualco, El Balsamar e Iyotla, esperan sus viviendas desde hace cuatro años

Bernardo Torres/API 

Chilpancingo, Gro. 28 de Noviembre de 2017.- A pesar de que algunos fraccionamientos que fueron construidos para las familias damnificadas por los fenómenos meteorológicos Ingrid y Manuel, están casi terminados, no han podido ser entregados, porque la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (Sedatu), tiene adeudos con las empresas.

Tal es el caso del fraccionamiento denominado “Donación Chichihualco”, en la cabecera municipal de Leonardo Bravo, donde serían reubicadas unas 33 familias de este poblado, de El Balsamar e Iyotla, que durante las tormentas perdieron su patrimonio, y que han esperado sus viviendas durante cuatro años.

Jorge Ávila Gallegos, damnificado de Chichihualco, recuerda como en septiembre de 2013 el presidente de la república, Enrique Peña Nieto prometió “con bombo y platillos” que en diciembre de ese mismo año, las familias afectadas estarían recibiendo una vivienda digna.

Pasó un año, dos, tres y a más de cuatro la promesa no se ha cumplido, tampoco se siente engañado, pues a sus casi 60 años de edad, dice haber visto de todo con los gobiernos, como prometen y prometen y no cumplen.

Ya les prometieron nuevamente que el 25 de diciembre de este año, las viviendas serán entregadas, sin embargo no se dice “atenido” a que les cumplan, pues a como han podido y con sus propios recursos, rehabilitaron su casa que casi se derrumbó con el paso de una barranca, donde han vivido estos últimos años.

De las 33 viviendas, que fueron construidas por dos empresas, Caraza y Armex, están en más de un 90 por ciento de avance, algunas sólo les hacen falta las puertas, ventanas o vidrios, pero el municipio tampoco ha hecho su parte, como la conexión eléctrica y la introducción de agua potable, incluso tampoco ha informado si ya se terminó de pagar el terreno.

En el caso de la empresa, hace un año y medio había parado las labores por un adeudo de más de un millón de pesos por parte de la Sedatu, y a pesar de que casi han concluido con su responsabilidad, no pueden entregar las casas ante el temor de que la dependencia no les pague.

La empresa ha señalado que a pesar de que la obra se detuvo y se reinició hace seis meses, el hecho de que no se entregue les sigue generando gastos, como el pago de un velador, para evitar el saqueo, las casas se están deteriorando por el crecimiento de monte, la generación de humedad y otros factores, por lo que también urgieron a la Sedatu a que apresure el pago.

En el caso de la empresa Caraza, dicen haber cumplido con el total de su responsabilidad, pero por el fraude que cometieron otras empresas, están pagando los platos rotos, y el pago de más de un millón de pesos sigue retenido, sin ninguna justificación, sólo por el burocratismo de la Sedatu.

Las viviendas construidas fueron valuadas en 120 mil pesos, más 70 mil por concepto de introducción de servicios, 190 mil en total, ascendiendo a un monto de seis millones 270 mil pesos. (Agencia Periodística de Investigación)


Acerca Cuevas

Mira también

Colectivos logran que diputados prorroguen la designación del Fiscal de Desaparición Forzada

*** Familiares de personas desaparecidas entraron a empujones al edificio legislativo, porque diputados les habían …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.