Inicio / Regiones / Costa Grande / Don Juan; el afilador de Tecpan 

Don Juan; el afilador de Tecpan 

Edgar de Jesús/API

Tecpan de Galeana, Gro. 26 de Noviembre del 2017.- Su andar entre las calles de Tecpan, municipio de la región Costa Grande de Guerrero, es para mantener con vida un oficio que se ha ido perdiendo con el paso de los años, gracias a las nuevas tecnologías. 

Don Juan Romero Gómez es uno de los pocos afiladores que quedan no solo en este municipio, sino en todo el país.  

Recorre la cabecera municipal cargando su herramienta de trabajo hechiza, que consta de un esmeril y una rueda grande parecida al rin de una llanta de bicicleta, que gira impulsada por un pedal.

El afilador es originario de Coyuca de Benítez, emigró desde joven al puerto de Acapulco donde aprendió este oficio y, pasó de ciudad en ciudad hasta llegar a Lázaro Cárdenas, Michoacán, pero finalmente regresó a su región, asentándose definitivamente en Tecpan de Galeana. 

Tiene más de 50 años de vida y, 35 de experiencia como afilador de cuchillos, tijeras, tarecuas para el campo y machetes, entre otros objetos dontundentes. 

Trae consigo una miniflauta que suena constantemente. Así la gente sabe que viene don Juan, y sacan sus objetos que han perdido el filo. 

Es amistoso y conoce a mucha gente, porque así se lo ha permitido su trabajo. Mientras afila dos cuchillos, entabla una charla con este reportero. 

Al pedirle que platique un poco su historia, lo primero que recuerda es su estancia en el puerto de Acapulco, donde recuerda: “no me iba nada mal”.

De hecho, a la fecha es su principal actividad económica, y aunque la acompaña con el oficio de albañil, obtiene mejores ganancias aquí. Competencia, ya no hay. 

“Aquí gano lo que quiero, soy mi propio patrón y no me atengo a ganar los 200 pesos que gano al día de albañil”, explicó, mientras afinaba los últimos detalles del primer cuchillo. 

Juan Romero dijo que su herramienta de trabajo y oficio, se han ido perdiendo con el paso de los años. Ser amolador ambulante ya no es muy rentable, pero le gusta hacerlo, y dice, ayuda a mantener vivo el oficio. 

Relató que cada vez es menos la gente que se dedica al oficio, pero también, la que pide este servicio. Don Juan, culpa a la tecnología. 

“Los cuchillos y tijeras, según el tamaño, los cobro de 10 a 30 pesos cada uno, si son objetos más grandes el precio sube; claro que si una persona trae varias cosas, pues podemos hacerle un descuento o darle mejores precios”, hablo elevando la voz, entre el sonido chillante y las chispas que genera el choque del cuchillo con el esmeril. 

Continúa su charla al mencionar que afilar algún objeto no es tan simple como la gente piensa. “Tiene su chiste”, lanza, mientras con sus dedos limpia el último cuchillo y, solpla para quitarle los residuos. 

Luego muestra que en el caso de las tijeras es más complicado su trabajo, porque tiene que buscar posiciones para llegar al punto de encuentro de los dos polos. 

Al entregar este trabajo, recibió su pago, levantó su pesada herramienta y se despidió para reiniciar su andar, haciendo sonar su flauta. (Agencia Periodística de Investigación)


Acerca Cuevas

Mira también

Degüellan y dan el “tiro de gracia” a una mujer, en Tecpan de Galeana 

*** El cadáver fue hallado en una huerta de mangos  Edgar de Jesús/API Tecpan de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.