Inicio / Seguridad / Desastres Naturales / Voluntarios, al rescate de Atenango del Río

Voluntarios, al rescate de Atenango del Río

*** Gobierno vino, se fue y otra vez nos quedamos solos

Bernardo Torres/API

Chilpancingo, Gro. 21 de Septiembre del 2017.- Cientos de voluntarios de comunidades y municipios cercanos a Atenango, incluso de otros estados del país, han llegado al rescate de la población, luego de que el sismo de 7.1 grados Richter devastaran esta cabecera municipal, dejando más de 600 viviendas afectadas.

El miércoles, un día después del terremoto con epicentro en Axochiapan, Morelos, a 57 kilómetros de distancia, en medio de un gran despliegue institucional, elementos del Ejército Mexicano, aplicando el Plan DNIII, una caravana médica y reparto de despensas, acudió el gobernador del Estado, Héctor Astudillo.

Con camiones y maquinaria, fueron retirados los escombros del primer cuadro de la cabecera, según el gobernador, porque no era prudente ni sano, que los escombros estuvieran en las calles, que el mismo, con parte de su gabinete recorrió.

A unas horas de que el mandatario estatal se retiró de Atenango para continuar su recorrido por otros municipios, también se fueron los militares, se fue el personal que acudió en auxilio de la población, y nuevamente los atenanguenses se quedaron solo el apoyo de vecinos.

Los pobladores se quedaron apenas con una promesa a largo plazo del gobernador, de que tengan paciencia, que el apoyo fluirá de manera lenta, y debido a que la magnitud del desastre fue mayor en otros estados, tardará para llegar a Guerrero.

Varias personas, que no tuvieron con quien dejar a sus hijos, o quien cuidara sus pertenencias, que ya estaban a la intemperie, ni siquiera pudieron escuchar de propia voz el compromiso de Astudillo Flores y hasta hoy, apenas y les ha llegado una despensa que los voluntarios han traído.

Desde las primeras horas de este jueves, caravanas provenientes principalmente de Iguala y Chilpancingo, cargados con despensas, medicinas, material de curación, herramientas para apoyar en la remoción de escombros, se dirigieron hasta este municipio, el más afectado por el temblor.

Estudiantes de ingeniería, Ciencias de la Tierra de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), trabajadores de constructoras, empresarios, acudieron al llamado de solidaridad de los afectados, para en la medida de sus posibilidades paliar el desastre que no tiene precedentes en la región.

Daniel García, originario de la Ciudad de Iguala, acudió a donar a un centro de acopio, pero al ver la necesidad de transportar la ayuda hasta su destino se animó a llevar las despensas, agua, ropa y medicina, junto con otro grupo de voluntarios que repartieron lo recolectado casa por casa.

La determinación de llevar la ayuda personalmente, es la desconfianza en el gobierno, “porque sabemos que las autoridades acaparan la ayuda de las personas, pero después no la entregan, entonces nuestra intención es entregarles en sus manos lo poco que podemos aportar”.

Estudiantes de bachillerato, recorrieron las calles de la periferia, porque incluso en esas zonas hay personas discapacitadas o enfermas que no pueden acudir a los puntos donde se reparten las despensas principalmente.

Una mujer de aproximadamente 70 años de edad avanzaba con el apoyo de un bastón, casi sin aliento, para alcanzar un poco de lo que se repartía, padece cáncer, y como pudo se levantó cuando escuchó que se repartirían algunas despensas, uno de los jóvenes fue a su encuentro, para atender su llamado.

Nitzi Escalera, que encabezaba otro de voluntarios, donde participaban hombres y mujeres por igual, acompañados también por trabajadores de una constructora, realizan desde el miércoles labores de retiro de escombro del interior de las casas que colapsaron, en el traslado de muebles y otras acciones que la población afectada requiere.

Movidos por los llamados a la solidaridad, recorrieron los municipios de Tepecoacuilco y Huitzuco, donde encontraron a la población ya organizada y se trasladaron por la tarde a la cabecera de Atenango, otras brigadas se trasladaron a Copalillo y sus comunidades, a donde el apoyo no está llegando.

“Si están los soldados apoyando, pero bueno básicamente pasaron a entregar despensas, se fueron a otro poblado a entregar despensas y la contingencia va quedando en manos de los ayuntamientos, quienes no siempre tienen la capacidad de responder a la necesidad de la gente”, expuso.

Las corporaciones por su parte, permanecen en menor medida en la localidad, elementos del Ejército Mexicano mantienen un módulo de recepción de peticiones en el centro de Atenango, elementos de la Secretaría de Protección Civil se mantienen a la expectativa, pero ya no participan en las labores de limpieza.

“Creímos haber cumplido en la vida, ahora tenemos que empezar de cero”: pareja de jubilados

Con 67 y 69 años de edad, doña Minerva Alcaraz Maldonado y Clemente Ramírez Celso, dos ancianos jubilados, manifiestan su desconcierto tras el sismo de 7.1 grados, que dejó inhabitable su casa.

“Creímos haber cumplido nuestras metas en la vida, y ahora a empezar otra vez de cero, todo se acabó, años de esfuerzo y trabajo, tendrán que ser derrumbados”, su casa de dos pisos, ya completamente terminada, ahora tendrá que ser demolida.

Tras su jubilación, han pasado 18 años, todos sus recursos los invertían en la construcción de su patrimonio, hoy les confirmaron que deben desalojarla, los daños estructurales son graves; ya buscaron una casa donde rentar y esperar si llega algún apoyo, o de lo contrario empezar ladrillo por ladrillo.

Ayer (miércoles), cuando finalmente pudieron ingresar a revisar su casa, sus ánimos también colapsaron, aunque no saben cómo harán para hacerse de un nuevo hogar, agradecen no haber sufrido daño físico, y valoran el haber salido con vida de esta catástrofe.

Hasta ahora, sólo han contado con el apoyo de sus vecinos, no han recibido la visita de ninguna autoridad, municipal o estatal, y aun guardan la esperanza de que lleguen la ayuda gubernamental.

En el municipio de Atenango del Río, suman más de 600 viviendas afectadas por el sismo, hay daños en edificios históricos, como templos y escuelas, las actividades siguen suspendidas, en tanto se supera la devastación. (Agencia Periodística de Investigación)

Acerca Cuevas

Mira también

Condenan ONG´s asesinato de Ranferi Hernández y represión contra normalistas en Michoacán

*** Proponen la creación de una fiscalía especial que investigue el caso Bernardo Torres/API Chilpancingo, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.