Inicio / Seguridad / Desastres Naturales / Ruinas, dolor y llanto en Atenango, Guerrero 

Ruinas, dolor y llanto en Atenango, Guerrero 

*** La tierra que maldijo el General Morelos, ha sufrido desgracia tras desgracia desde la Independencia 

*** En este poblado, tras el sismo de 7.1 grados, no quedó casa sin daño estructural

Jonathan Cuevas/API

Atenango del Río, Gro. 21 de Septiembre del 2017.- En Atenango del Río no hay casa sin daño estructural. La devastación llegó con el sismo del pasado martes 19 de septiembre, pero, han sufrido una tragedia tras otra desde la época de la Independencia. 

En este pueblo hay altos índices de migración y, varios ancianos cuyas casas colapsaron total o parcialmente, quedaron solos y sin un lugar donde vivir, porque la mayoría o todos sus familiares viven en Estados Unidos. 

El día del sismo de 7.1 grados con epicentro en Axochiapan, Morelos, las familias de Atenango vivieron momentos de angustia y terror. Es, el temblor más fuerte que han sentido, afirman los más ancianos del pueblo. “Jamás hubo algo igual”.

Caminaron entre escombros dos días, tratando de rescatar sus muebles, aparatos y documentos. Algunas personas quedaron atrapadas en sus humildes viviendas durante el movimiento telúrico. 

Atenango está a 57 kilómetros de distancia, en carretera, del epicentro del sismo, pero, en linea recta es casi la mitad de distancia. 

Por eso se convirtió en el centro del desastre de Guerrero. Fueron dañadas casi 600 casas en la pequeña cabecera municipal, pero, 253 presentan afectaciones severas y, unas 50, se derrumbaron totalmente.

La gente en el pueblo asegura que hubo un muerto cerca de la cabecera municipal durante el temblor, y se lo informaron al Secretario de Finanzas del Estado, Tulio Pérez Calvo, que asistió el pasado miércoles junto con el gobernador Héctor Astudillo Flores y una enorme comitiva que no estuvo más de dos horas en el pueblo. 

“Aquí la gente acostumbra que cuando alguien pierde la vida se lanza un cohete al cielo, en señal de luto, y ese día, después del temblor, escuchamos el cohete detrás del cerro, y allá hay unas casas”, dijeron al funcionario al momento de señalaerle la zona. 

Sin embargo las autoridades estatales o municipales no acudieron al sitio a verificar la información, por lo que este dato no se hizo “oficial”.

La maldición de Morelos 

En Atenango hay estructuras antiguas que resultaron dañadas, algunas desde los tiempos de la Independencia de México, o incluso, una de ella, con 400 años de antigüedad. 

Esta casa colapsó totalmente por el sismo del martes, y se cree, es la única que el general Morelos dejó de pie cuando quemó todo el pueblo en 1815, tras maldecir a sus habitantes por haberle negado ayuda para cruzar el río Amacuzac, cuando huía del virreinato de la Nueva España.  

Tras esta acción, el generalísimo fue capturado y fusilado cerca de estas tierras, pero antes, apresado, descansó una noche, encadenado, bajo un árbol de Atenango donde, frente a él, sus soldados fueron fusilados en lo que hoy es el jardín de niños que lleva su nombre, y que también esta fracturado por el temblor.  

Cuenta la gente que le pueblo fue maldecido por el siervo de la nación debido a que no le ayudaron en aquella época a escapar, y esa maldición se habría hecho efectiva porque, recuerdan, Morelos era cura. 

Por eso hoy, principalmente los más ancianos ruegan a Dios que los libre de la maldición y evite más desgracias que les han caído una y otra vez desde aquellos tiempos, pero que se agudizaron desde la tormenta tropical “Manuel” y el huracán (Ingrid), que azotaron todo Guerrero en el año 2013.

De la inundación al sismo… y la violencia  

Durante la contingencia de 2013, el río Amacuzac desbordó e inundó parte del pueblo, dejando a decenas de familias damnificadas que tuvieron que esperar dos años para que el Gobierno reconstruyera sus casas; unas construcciones pequeñas levantadas en la misma zona de la desgracia.

Hoy, junto al río Amacuzac lucen las estructuras hechas a través de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), con recursos del programa: “Plan Nuevo Guerrero”.

Una de estas viviendas es la de doña Reyna Moreno, que cada temporada de lluvias tiene que mudarse. De hecho, apenas el 15 de septiembre se salió de su casa ante una recomendación de Protección Civil, porque el río Amacuzac estaba subiendo su nivel. 

La señora con más de 60 años de edad, sufrió en 2015 una caída que le lastimó la columna y no volvió a caminar. Ahora está en silla de ruedas. 

Tiene a su hija Joana de 40 años, en cama, enferma de esquizofrenia, desde hace doce años también. 

Su esposo es don Porfirio que trabaja por temporada como agricultor y, en ocasiones de peón de albañil. Es quien se encarga de sostener a la familia con un ingreso bastante bajo que, apenas les alcanza para medicinas y sencillas comidas.

Doña Reyna y su familia se refugiaron desde el pasado 15 de septiembre en casa de una de sus sobrinas, y es donde les tocó el temblor de pasado martes. 

En su relato, la mujer dice que el día del sismo estaba en el cuarto de su hija, cuidándola, pero al sentir el movimiento de la tierra sólo se recostó sobre su hija y dejó sus vidas en manos de Dios. Ni siquiera hizo el intento de salir porque ninguna de las dos puede caminar. 

“La abracé fuerte y ella nomas se me volteó a ver espantada porque se mecía fuerte el suelo. Le dije: no te espantes mamita. Y la apreté fuerte y le dije a Dios: Dios, pongo nuestras vidas en tus manos, tu sabes si nos quieres llevar. Pero cuando le dije eso, el temblor ya se empezó a calmar”, recordó doña Reyna entre ademanes y llanto. 

En el cuarto donde estaban solo tuvo leves coarteaduras pero, en la parte de la casa que da al patio, hubo varios pilares de concreto, fracturados. La casa de su sobrina, Elizabeth Cervantes, fue una de las tantas que resultaron con daños de consideración, porque además, parte de la fachada se derrumbó. 

La señora Reyna, hasta el miércoles ni siquiera había ido a revisar como había quedado su casa ubicada junto al río. 

Ese mismo día, estuvo esperanzada que durante su visita, Héctor Astudillo Flores pasara a verla y poder exponerle su situación, pero el mandatario recorrió sólo tres calles y no llegó a donde estaba, aunque, recordó doña Reyna, fue su promotora del voto cuando se postuló por primera vez para gobernador, en 2005.

En Atenango, a los problemas por desastres naturales se suma la violencia que los rodea. Tan sólo el 15 de septiembre pasado, durante las fiestas patrias, fue asesinado un hombre en el centro de la cabecera municipal. 

Las ruinas, el llanto y la indolencia 

Después del sismo del 19 de septiembre, Atenango quedó prácticamente en ruinas. En las calles había piedras, tejas, madera y vara, que se desprendieron de cientos de viviendas. 

Los techos de varias casas colapsaron, sepultando muebles y aparatos. 

“Si hubiera sido de noche el temblor, hubiera matado a mucha gente este temblor”, advierte el tío Jesús Sánchez, otro de los habitantes, y quien fue de los primeros en denunciar e  redes sociales que en Atenango había ocurrido un desastre, mientras el Gobernador Astudillo aseguraba en la capital del Estado, que no había daños mayores en la entidad. 

La casa de doña Katia es una de las que se derrumbó totalmente. Incluso, a ella le cayó una teja en la mano y otra en la cabeza, pero alcanzó a salir antes de que se le viniera el techo encima. 

Sin embargo hoy ha quedado en la calle, y entre sollozos, agitada por el temor todavía, un día después del sismo, pedía a reporteros que documentaran las condiciones en las que había quedado su casa, construida al menos un siglo antes de la Independencia. 

Ante las cámaras lloró y mostró su mano hinchada y, el chichón en la cabeza. Dijo que no sabía dónde iba a vivir ahora, porque el albergue que había habilitado el Ejército Mexicano en el casino de la localidad, estaba saturado y ella, prefería rescatar las cosas que pudiera de su domicilio. 

Y caminó entre escombros, dentro de lo que quedó de pie en su casa pese a las réplicas que se seguían presentando. Ahora el dolor y la impotencia, podían más que su miedo. 

Otra de las casas más antiguas y grandes del pueblo, es la de la familia Villegas, que se ubica frente al parque central. Ésta se partió a la mitad pero en forma lateral, quedando una de las partes convertida en polvo. 

Pero hay otras casas pequeñas que colapsaron total o parcialmente, como la de don Onorio Sánchez y su esposa “Meche”; dos ancianos que quedaron en la calle y perdieron varios de sus muebles. 

Ellos viven prácticamente al pie de una enorme casa propiedad del diputado de la región, Moisés Ensaldo Muñoz, quien tras esta contingencia se limitó a recorrer las calles saludando a la gente. (Agencia Periodística de Investigación)

Acerca Cuevas

Mira también

Ley se Seguridad Interior, única alternativa para enfrentar delincuencia en Guerrero: Astudillo

Bernardo Torres/API  Chilpancingo, Gro. 08 de Diciembre de 2017.- La Ley de Seguridad Interior constituye en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.