Inicio / Gobierno / Derechos Humanos / Indiferencia y criminalización para los familiares de desaparecidos en Guerrero

Indiferencia y criminalización para los familiares de desaparecidos en Guerrero

20160529_121321Bernardo Torres/API

Chilpancingo, Gro.- Familiares de personas desaparecidas, recriminaron a los tres niveles de gobierno y a los diversos sectores de la sociedad, la indiferencia hacia los movimientos que han surgido en el estado de Guerrero para buscar a las víctimas de desapariciones forzadas, tanto por el gobierno y la delincuencia organizada.

Organizaciones de Acapulco, Chilpancingo, Iguala y Chilapa, que acudieron al cierre de la Semana Internacional del Detenido y Desaparecido, acusaron también a los guerrerenses que lejos de mostrar solidaridad, han criminalizado esta lucha emprendida para buscar a sus hijos desaparecidos, como en el caso de los padres de los 43.

Ciro Fuentes, representante de la Asociación Civil “Familias de Acapulco en Busca de sus Desaparecidos”, lamentó que hasta ahora los únicos que se solidarizan son los que han perdido familiares, mientras la sociedad permanece apática y ajena a los movimientos de búsqueda, como si estuvieran exentos.

El señor Fuentes, es padre de Héctor Alonso Fuentes, un joven desaparecido en el puerto de Acapulco, que pertenece a esta organización que aglutina a 23 familias que buscan a algún familiar.

En su caso dijo, se han encontrado con que el gobierno municipal de Acapulco y estatal se han negado a reconocer que en dicho destino turístico, haya desapariciones masivas de personas, pero que ha quedado de mostrado con el hallazgo de fosas clandestinas en zonas rurales y urbanas de este municipio.

Estas 23 familias, expuso, recorrieron durante varios años, las diferentes instancias de gobierno en busca de justicia y ayuda para localizar a sus desaparecidos, sin embargo siempre les cerraron las puertas, por lo que tuvieron que iniciar la búsqueda por su cuenta.

Hizo un llamado a las familias que tienen desaparecidos políticos o víctimas de la delincuencia organizada a organizar un solo frente y a la sociedad a no cerrar los ojos y hacer oídos sordos ante la situación que se vive en el estado, a todos lo que tienen hijos a luchar por su seguridad “ya no más luchas aisladas, debemos agruparnos todos los que tengamos desaparecidos”.

Esto, porque en las instancias obligadas a dar respuesta, solo les dicen que no tienen recursos, como el caso de la Procuraduría General de la República, pero si tienen para pagar salarios estratosféricos de funcionarios y al pueblo dejarlo morir de hambre con salarios de miseria.

Manifestaron que no están buscando culpables, sino, dar con el paradero de sus hijos, conscientes que de las autoridades no va a venir la solución “no se confía en las policías, hay temor hasta de denunciar, por eso nos estamos agrupando, para exigirles que hagan su trabajo”.

Roberta Campos Adame, miembro del Comité de Desaparecidos del 60, dijo haberse sumado a esta lucha, porque de no haber sido por una prohibición de su padre de salir al cine, también fuera parte de las estadísticas de personas desaparecidas en Guerrero.

Relató que un día 18 de junio de 1978, siendo estudiante de la Preparatoria 09, se disponía a acompañar a Carlos Díaz Frías, estudiante de Derecho, para ir al cine, sin embargo no le fue permitido por su padre y lo dejó plantado, por lo que su amigo optó por irse con Luis Armando Cabañas.

Esa información, fue la última información que se tuvo de los dos jóvenes, nunca aparecieron… “Desde ese día no me da miedo acompañar a los maestros, a las familias, a los luchadores sociales,  a los padres de los desaparecidos, porque yo fuera una desaparecida más”

Es por eso que aplaudió la labor de los padres de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala, de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, que dejaron todo para ir a buscarlos y lo único que han hallado es indiferencia, y se han ganado la criminalización por varios sectores de la población.

En la conferencia de prensa que ofrecieron en las jardineras del Zócalo de Chilpancingo, Sergio Ceballos, quien tiene una hija desaparecida en Acapulco, contó su experiencia, y lo que ha tenido que enfrentar, por querer encontrarla.20160529_121154

“Perder un familiar nos cambia la vida, la sociedad nos señala con palabras como, quien sabe en que andaba, porque se lo llevaron, no duermes no comes, trabajas porque no te puedes rendir” dijo, a la vez que pidió a la sociedad a unirse.

Hace más de cinco años, dijo, él ha tenido que costear los gastos de investigación, traslado de elementos, gasolina para acudir a donde encuentran pistas, aunque las autoridades nunca toman en cuenta las aportaciones a la investigación.

Doña Eudocia Gallardo, quien busca a su hijo en Chilpancingo, desaparecido el 23 de octubre de 2013,  quiere encontrarlo vivo o muerto, dice, para tener un lugar donde llorarle al menos.

Finalmente, tomó la palabra, María de Jesús Cisneros, madre de Ludwin Hernández Cisneros, y actualmente diputada local por el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), quien dice que a su hijo “pareciera que se lo tragó la tierra”, mientras las autoridades tampoco hacen nada.

Expuso que con tanto cambio de fiscales, lo único que le dicen que al anterior nunca deja ningún avance en las investigaciones, se pierden expedientes y los casos siguen estancados.

El Taller de Desarrollo Comunitario por su parte, ha propuesto desde varios años, una iniciativa de ley para legislar sobre la Desaparición Forzada, donde se permita castigar al estado por acción u omisión en cientos de caso, pero ninguna autoridad ha tenido la voluntad de retomar dicha propuesta. (Agencia Periodística de Investigación)

Acerca Cuevas

Mira también

Más de 14 horas de bloqueo en la carretera Acapulco-Zihuatanejo 

*** Pobladores de Papanoa, Tecpan, exigen reconstrucción de escuela dañada por sismo en 2014 Edgar …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.