Inicio / Reportaje / Pobladores; alfil de los grupos criminales en Chilapa

Pobladores; alfil de los grupos criminales en Chilapa

*** Brutal disputa por la plaza entre “Ardillos” y “Rojos”, involucra a vecinos de esa cabecera municipal y presuntas guardias comunitarias de diversos pueblos

*** Militares y Gendarmes resguardan la ciudad y arman operativos paralelos a los civiles armados; la ciudadanía denuncia un sinfín de abusos de los comunitarios 

*** Reporteros son agredidos y obligados a salir de Chilapa; la cobertura se vuelve imposible

Jonathan Cuevas/API

Chilpancingo, Gro.- La disputa entre grupos criminales por el territorio de Chilapa ha provocado que grupos de ciudadanos se organicen y estén a punto de la confrontación. Este lunes, habitantes de esa cabecera municipal encararon al grupo armado que vino de diversas comunidades para detener al “Chaparro”, líder de “Los Rojos”.

El grupo de civiles armados que se autodenomina “Fuerza Comunitaria Unida”, permaneció por tercer día consecutivo en Chilapa de Álvarez y patrullan la ciudad de forma paralela a los cuerpos oficiales de seguridad. Se trata de al menos 300 personas armadas encabezadas por comisarios de pueblos de Chilapa, que dicen estar ahí para detener a “Zenen” o “el Chaparro”, líder de los Rojos.

Pero una parte de ciudadanos de Chilapa afirman que se trata de un brazo armado del grupo denominado “Los Ardillos”, con quienes “Los Rojos” se disputan el territorio que conecta a la Montaña con la región Centro del Estado.

Los Ardillos, según reportes oficiales, son liderados por el hermano del presidente de la Comisión de Gobierno del Congreso de Guerrero, Bernardo Ortega Jiménez. Son además los que se adjudican el asesinato del candidato del PRI a la presidencia municipal, Ulises Fabián Quiroz.

A raíz de este homicidio la pugna entre estas dos bandas criminales se agudizó. Los días siguientes al crimen, grupos de ciudadanos colocaron mantas y pintas en diversos puntos de la ciudad en los que responsabilizaban al candidato del PRD, Miguel Ángel Cantorán Gatica, del asesinato.

Desde entonces se han registrado diversos enfrentamientos entre grupos armados y quema de vehículos, además de que se han colocado otras narco-mantas en las que se relaciona a la Gendarmería Nacional y Policía Municipal de Chilapa, de tener vínculos con “Los Rojos”.

Durante la semana anterior se dio a conocer la supuesta llegada de un nuevo grupo criminal que también disputará la plaza, por lo que serían tres las bandas delincuenciales en esta brutal guerra que mantiene sometida a la ciudadanía y paralizado el comercio, la educación y servicios de salud.

El sábado pasado, un grupo de al menos 300 sujetos armados entraron a la cabecera municipal con la intención de detener a líderes de “Los Rojos”, principalmente al personaje conocido como “El Chaparro”.

Sin embargo, al segundo día los vecinos de esa ciudad empezaron a denunciar abusos por parte de esas personas que se asumieron como guardias comunitarias, incluso se reportaron hasta desapariciones de personas.

Desarmaron a policías federales y municipales mientras que catearon diversos negocios y domicilios.

Para el domingo, policías estatales, federal y militares sitiaron la cabecera pero nada hicieron en contra de los grupos armados que operan como policías comunitarias pero sin ningún aval ciudadano o de autoridades oficiales. Incluso, realizaban operativos paralelos.

Este lunes, habitantes de la cabecera municipal se organizaron y por la tarde se dirigieron al punto conocido como “La Glorieta” sobre la carretera Chilapa-Tlapa, donde los presuntos comunitarios instalaron su base provisional.

Los vecinos de diversas colonias encararon a los comisarios y habitantes de las comunidades, reclamándoles la prepotencia con que se han dirigido a los ciudadanos y, sobre todo los abusos que han cometido.

Cerca de las 14:00 horas, las dos partes estuvieron a punto de enfrentarse pero el hecho no pasó a mayores, aunque los vecinos de Chilapa continúan llamando al resto de los ciudadanos para organizarse y “sacar” a los civiles armados que, afirman, son aliados o enviados por “Los Ardillos”.

Aunque éstos afirman que solamente los mueve la necesidad de tener paz y seguridad, así como los propios abusos de los presuntos comunitarios; la parte contraria afirma que la banda de “Los Rojos” es la que está tratando de organizar a la gente de las colonias para evitar la detención de “el Chaparro”, su máximo líder.

Cabe mencionar que el domingo pasado se complicó la cobertura de reporteros en la zona. Algunos que fueron de Chilpancingo y Acapulco fueron agredidos verbalmente y obligados a retirarse, pero para este lunes, las agresiones fueron más allá pues un grupo de comunicadores fue encañonado por los presuntos comunitarios; les arrebataron equipo de trabajo incluidos celulares y, hubo a quien le propinaron un “fajazo” con un machete.

El grupo de periodistas tuvo que salir de la ciudad y, para evitar más agresiones en su contra, tuvieron que ser escoltados por Gendarmes y militares. (Agencia Periodística de Investigación)

Acerca Operador 1

Mira también

Por guerra de cárteles, sin transporte público Chilapa y la Sierra de Guerrero

*** Los constantes ataques al transporte, porque usan unidades para cometer ilícitos: Gobierno de Guerrero  …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.