Inicio / Entrevistas Especiales / Diez de mayo de lágrimas para madres con hijos desaparecidos

Diez de mayo de lágrimas para madres con hijos desaparecidos

*** Una historia que muestra el golpe de la inseguridad a las familias guerrerenses 

Vanessa Cuevas/API

Chilpancingo, Gro.- Este día de las madres, muchas no tuvieron algo qué festejar. Más bien se hundieron en la tristeza al recordar los momentos más amargos de sus vidas. Aquellos momentos en que sus hijos desaparecieron. Hoy solo muestran impotencia al saber que tal vez, algún grupo delictivo les arrebató la gloria de escuchar cada día la palabra “mamá”.

En el marco de esta festividad, para muchas madres de familia la angustia, desesperación y al mismo tiempo la esperanza de volver  a ver a sus hijos, es lo único que las mantiene firmes, o como ellas icen: “con vida”.

Martha Escalante es una madre de familia de Chilpancingo quien vive día a día con la ilusión de volver a ser abrazada por su hijo Kevin Morales Escalante, desaparecido desde hace 4 años en esta ciudad capital.

Con angustia y evidente dolor, relata que desde aquel día no saben nada de él. Lleva ya cuatro años sin recibir sus abrazos al menos el día de las madres… lleva cuatro dolorosos y eternos años sin recibir las mañanitas que le solía llevar Kevin durante las madrugadas del 10 de mayo.

Como madre dijo estar segura que su hijo “sigue vivo”, pues sí lo marca su corazón.

La mujer no fue vanidosa. El glamur ya no existe para ella desde que desapareció su hijo y derrama lágrimas cada vez que lo recuerda, sin importarle quién está enfrente. Así transcurrió la entrevista. En todo momento lloró frente a esta reportera.

Entre sus comentarios manifestó que se ha integrado a algunas redes de organizaciones de personas desaparecidas, pero dejó de colaborar por lo desgastante que ha sido acudir a diferentes mítines y tener que vivir en cada momento el trago amargo de saber desaparecido a su vástago.

Sin embargo a 4 años de distancia sigue en la búsqueda de su hijo que hoy tendría cumplidos 21 años, un hijo que salió de casa una noche y… simplemente ya no regresó.

Martha Escalante narró que es muy doloroso tener que acudir a cada una de las fosas clandestinas que son descubiertas en el Estado, todo con la esperanza de descartar la posibilidad de que su hijo se encuentre entre las víctimas.

Cuenta que es muy doloroso no saber dónde está su hijo y, con la fortaleza y dolor de corazón que eso significa, aclara que su mayor anhelo es encontrarlo “vivo o muerto”, pues de no encontrarse con vida, quiere tener por lo menos un lugar para darle digna sepultura y poder visitarlo para hablar con él, aunque no haya eco desde la tumba.

La mujer parece tener un nudo en la garganta. Así, dijo que mientras no encuentre a su hijo, no puede tener siquiera la dicha de ir a verlo para llevarle, “por lo menos unas flores”.

Luego de una pregunta, la mujer hizo una pausa, lanzó un suspiro y dijo: “este 10 de mayo no tengo nada que festejar. Hasta que aparezca mi hijo lo haré. Mi instinto maternal me mantiene viva y no importa que siga esperando hasta el día de mi muerte, porque por mi hijo soy capaz de esperar hasta el último día”.

“No obstante deseo lo mejor para aquellas madres que tiene a su hijos a su lado y pueden convivir con ellos, abrazarlos y demostrarles todo su amor maternal…”, expresó, deseando a otras mamás lo que ella no puede disfrutar. (Agencia Periodística de Investigación)

Acerca Operador 1

Mira también

El último suspiro de Kevin… en los brazos de su padre 

*** Relata don Lamberto cómo su hijo soportó 8 balazos en el cuerpo, solo para …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.