Inicio / Reportaje / Amatitlán, el pueblo secuestrado durante 4 meses por los Guerreros Unidos

Amatitlán, el pueblo secuestrado durante 4 meses por los Guerreros Unidos

*** “Los 43 nos liberaron”; narran habitantes de esta comunidad

Bernardo Torres/API

Amatitlán, Gro.- “El lamentable caso de los 43 estudiantes desaparecidos de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, nos liberó del infierno que vivíamos del asedio del grupo criminal Guerreros Unidos”; narran habitantes del poblado de Amatitlán y Tenantla, ubicados a algunos minutos de la comunidad de Carrizalillo.

El Comisario de la localidad de Amatitlán, municipio de Eduardo Neri, junto con pobladores de lugar, revelaron que durante el 2014 es tuvieron secuestrados durante  cuatro meses por el grupo de Guerreros Unidos.

Luego de los hechos que han tenido lugar en la localidad de Carrizalillo, se llegó hasta la comunidad de Amatitlán cuyos habitantes revelaron actos del grupo criminal que estuvo en ese poblado y, cerró la carretera entre los meses de junio y octubre para no dejar salir ni entrar a nadie en el pueblo.

“En el pueblo somos más de dos mil personas entre adultos y niños y a todos nos cerraron el paso para ir a Mezcala y Zumpango a comprar ropa o comida, no secuestraron, encabezados por Onofre Peña (el pescado)”, manifestó el comisario de Amatitlán.

La autoridad del pueblo, detalló que a principios del mes de junio del 2014, un grupo de hombres armados que se identificaron como “policías comunitarios”, les pidieron alistarse con ellos y a cambio dar seguridad al pueblo, por lo que un par de habitantes aceptaron.

No obstante al paso de unos días, notaron que su actividad no era legal y que se trataban de delincuentes a quienes posteriormente identificaron como miembros de Guerreros Unidos por lo que rechazaron unirse a sus filas.

En respuesta, el grupo delictivo les advirtió que iban a matar al pueblo de hambre y cerraron el paso carretero de manera permanente por lo que nadie podía salir ni entrar a pesar de que se necesitaban alimentos, medicinas o trasladar a enfermos.

“Un niño de tan solo un año del pueblo de Tenantla que está adelante del nuestro, sufrió un ataque de asma y los padres lo trataron de sacar pero al llegar al filtro de los delincuentes, lo regresaron y a después de unas horas falleció”, relató el comisario.

De igual manera, recordó que durante los primeros días de la estadía de los Guerreros Unidos en el pueblo, llegaron con ellos elementos del 27 batallón de infantería a los que reconocieron por los logos de las patrullas militares por lo que en un principio creyeron que se trataba de un acto legal.

“Venían con militares y por eso pensamos que sí eran comunitarios pero luego nos dimos cuenta de sus actividades”.

Entre las fechorías que llevó a cabo el grupo delincuencial en el poblado, está la tortura de tres habitantes que solicitaron salir hacia la cabecera en busca de comida.

“Comíamos de la siembre, algunos animales, cuando no teníamos nada que comer nos veíamos forzados a caminar seis horas a Tlacotepec”.

Agregó que en varias ocasiones solicitaron apoyo de las autoridades y arribaban elementos de la 35/a zona militar pero los habitantes eran amenazados de muerte en caso de decir alguna palabra, por lo que nunca se supo sobre el secuestro del pueblo.

El grupo criminal se retiró del poblado en el mes de octubre tras un fuerte dispositivo de seguridad por los hechos que tuvieron lugar en Iguala aunque es hasta el día de hoy que revelan los hechos que tuvieron lugar en su comunidad.

Cabe destacar que debido a este bloqueo, el pueblo de Tenantla, del mismo municipio se vio afectado aunque los comisarios de ese lugar no han querido realizar la denuncia ante el temor.IMG-20151103-WA0064_wm

Finalmente los habitantes de Amatitlán, solicitaron el apoyo del gobierno para brindar seguridad pues se encuentran expuestos al revelar las acciones de GU en esa región aunque aclararon que no quieren la presencia del 27 batallón pues ellos eran parte del grupo criminal a quienes escoltaban hasta el pueblo.

En la comunidad de Tenantla uno de los pobladores relata, que un día al intentar llegar a Carrizalillo, por víveres para su familia encaró al grupo de que impedía el paso en una de las salidas de Carrizalillo, pero el intento fue fatal.

Relata que fue bajado de su camioneta, misma que nunca le fue regresada, torturado, golpeado con una tabla en la espalda—fueron 70 tablazos, relata—hasta que lo dejaron por muertos sobre la carretera que conduce a su comunidad.

“hasta me pusieron mi cruz, mi familia vino a buscarme y no me encontraron y pensaron que me habían matado, y me pusieron mi cruz allá adelantito”, relata el campesino que llegó mientras un grupo de reporteros entrevistaban a un habitante de Amatitlán.

A raíz de esa golpiza, dijo, no ha vuelto a caminar y apenas puede mover los pies para conducir su vehículo, pues los golpes le destrozaron los nervios de la columna vertebral, y en unos meses ni siquiera podrá caminar, pues el daño es irreversible.

Señala que en el mes de octubre—no recuerda con exactitud—subieron dos patrullas de la Policía Federal a su comunidad y detuvieron a su sobrino, por lo que la población los encaró y evitó dicha detención.

Sin embargo dice, al final del tumulto, uno policía, al parecer el comandante, lo encaró y le advirtió “Un día nos vamos a encontrar comisario y ahí me las vas a pagar”.

Después de eso, no volvió a salir de su pueblo durante dos meses, pero el primer día que intentó llegar a Carrizalillo fue interceptado por un grupo armado que lo dejó en sillas de ruedas.

Señaló directamente a los mandos del 27 Batallón de Infantería, quienes acompañaban al grupo armado de los Guerreros Unidos el día de la irrupción en su comunidad y piden a las autoridades que este grupo sea investigado.

Además exigen al gobierno que les permita adquirir armas, permitidas por las autoridades, porque no van a tolerar nuevamente ser presas de las bandas criminales.

Dicen que gracias a la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa y que obligó la desarticulación de los Guerreros Unidos, ellos pudieron ser libres del infierno en el que estaban.

Llaman a los padres de los 43 desaparecidos a ir en busca de sus hijos en esa región, y a los familiares de los Otros desaparecidos de Iguala a acudir a este sitio, y se sumarán a las búsquedas, pues de no ser por este caso más de cuatro mil habitantes ya estarían muertos. (Agencia Periodística de Investigación)

Acerca Operador 1

Mira también

Niños y adolescentes; las presas más fáciles para crimen organizado en Guerrero 

*** En la capital, Chilpancingo, decenas de jóvenes de entre 12 y 17 años han …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.